Feminismo sin Fronteras: Esto también es violencia de género

Aquí voy a hablar de como políticos y políticas de derechas se ponen la piel de cordero y dicen preocuparse por las mujeres cuando en realidad lo que quieren es discriminarlas más:

En Reino Unido quieren aprobar una enmienda a la ley del aborto, según la cual sería ilegal el abortar basado en el sexo del feto. Hay comunidades en este país donde ya se están viendo más varones que niñas y que hay pruebas que señalan al aborto selectivo basado en el sexo del feto, el cual favorece a los varones, como la razón para empujar este cambio. Este es un problema que no solo está ocurriendo en La India o China, sino en comunidades emigrantes en países ricos como Reino Unido o Estados Unidos y refleja la discriminación hacia la mujer en muchos ámbitos de la vida, empezando antes de nacer. En efecto, el aborto selectivo no es más que la primera discriminación que la mujer sufre, siguiendo de muchas otras, si al final el feto no es abortado. Simplemente, por ser mujer.

The Economist dijo allá por 2010 que se consideraba que se habían abortado unos 100 millones de niñas en el mundo entero y la “tradición” no solo desaparecía sino que iba a más.
9063138346_a9942f14cb_zVolviendo a la enmienda que está siendo presentada por la parlamentaria Fiona Bruce, esta política conservadora la cual, en un artículo al periódico The Telegraph ha disfrazado su iniciativa machista de preocupación por lo que considera una tradición sexista, (que lo es), pero la solución de ilegalizar este tipo de abortos no solo no arreglaría nada, si no que convertiría a las mujeres que abortan en criminales. En mi opinión, el obligar a una mujer a abortar porque espera una niña es violencia de género, ni más ni menos. Si una mujer es maltratada o sufre presiones por parte de su marido y otros miembros de la familia para abortar al tener un feto niña en su vientre, eso es violencia sexista y convertir y criminalizar ese tipo de aborto castigaría a la mujer doblemente.
Como feminista, digo que en lugar de eso, lo que hace falta es examinar las razones por las que tantas mujeres abortan niñas y atajar el problema desde ahí: Lo hacen, entre otras razones, porque en según que culturas el tener una hija significa que su familia va a tener que pagar una dote, y que solo el hijo puede heredar el dinero familiar. Mientras estas leyes que claramente discriminan a las mujeres no cambien, será preferible el tener hijos (varones). Así que eso es lo que hay que cambiar, esas ‘tradiciones’ y leyes machistas. Y en cuanto a hombres que maltratan y pegan a sus mujeres para provocar abortos al saber que está embarazada de una niña, eso es violencia de género y debería ser perseguida.

Leo en BBC.com: “Que es mejor, tener una hija no querida o ninguna? Dice Pratap Dayi, la cual ha abortado cinco hijas “No tengo espacio en mi casa, y una hija lo hubiera tenido mal en la vida. Hubiera habido comida para mis yernos pero nada para ella, y además los terrenos hubieran sido para ellos también”. Esta es la situación que hay que cambiar.

Y finalmente, que ascazo de políticas/os como Fiona Bruce, que disfrazan de buenas intenciones el intento de penalizar el aborto.

Foto, Flickr (Creative Commons)

Feminismo Sin Fronteras: El Mundo Llora por un Pene Abortado

“Empecé a llorar por la maldición que iba a dar al mundo”
Esto es lo que dice una supuesta bloguera feminista estadounidense (“Lana”) para justificar el aborto selectivo de un feto varón. Continua: “No odio a los hombres, odio al patriarcado, en lo que algunos hombres, y también algunas mujeres se convierten. No iba a consentir que mi descendencia fuera así. Con un varón habrían más posibilidades [de que se apoyara al patriarcado], no podía aceptarlo”.

Esta es la noticia que ha estado dando la vuelta al internet del mundo mundial. Está aquí en castellano, aquí en inglés, vamos hasta el Huffington Post  y el periódico británico Telegraph lo han publicado.

La sutil y delicada opinión de los y las comentaristas, tan empáticos ellos y ellas: “Alguien debería dispararla en la cara“, “Debería ser estirilizada a la fuerza“, “Es un demonio“, etc. 

9979134735_a9730777e9_zPor lo que estoy leyendo, la tal “Lana” no existe, es un bulo que se ha estado multiplicando por internet*, por personas indignadas al pensar que el mundo vaya a tener un pene menos caminando por la tierra. (Que el Huffington Post, el Telegraph y otros periódicos se hagan eco del bulo da que pensar, la verdad)

No sé si es un bulo o verdad, pero las opiniones machistas sí que son reales.
Y a tales comentarios neardentales me gustaría responder:
1-Dudo mucho que esta historia sea verdad, y que pueda abortar en el segundo trimestre con la que está cayendo en EEUU respecto al aborto (por si no lo sabeis, el contingente pro-feto está cerrando clínicas donde se pueden hacer abortos seguros)
2-Es su cuerpo y ella decide
3-Tanto jaleo por el aborto de un pene. ¿Y que pasa con los miles de abortos selectivos de fetos niñas? ¿Donde está la indignación?
4-Es su cuerpo y ella decide. ¿No os queda claro? Pos otra vez:
5-ES SU CUERPO Y ELLA DECIDE

Foto, Barbara Boyero en Flickr.

*Veo que un colectivo neo-machista a favor de la custodia compartida está repitiendo la noticia. No me extrañaría que fuera un bulo para desprestigiar el feminismo.

En la laica, moderna Europa…

En este continente, en el que se supone que hay democracias, países más o menos laicos, modernos, donde se supone que (comparado con Oriente Medio, Africa por ejemplo) los derechos de las mujeres a disponer de sus cuerpos se respeta, más o menos, ¿no? Irlanda es uno de esos lugares donde, gracias a la iglesia católica (el brazo ejecutor del patriarcado, no olvidemos) los fetos tienen legalmente tantos derechos como el cuerpo femenino que los incuba. Ahora mismo, mientras escribo estas líneas, hay una mujer embarazada de unas 17 semanas, enchufada a una máquina en un hospital que la mantiene viva artificialmente, a pesar de que su familia quiere que la dejen morir. El gobierno irlandés se niega a dejar que la naturaleza siga con su curso porque está embarazada y ya se sabe, es la labor principal de las mujeres el servir como incubadoras. La familia de la mujer está dispuesta a ir a un juicio en el que el gobierno irlandés (para rizar más el rizo patriarcal), va a representar los “intereses” del feto. Las últimas noticias dicen que el equipo médico que la mantiene con vida está mirando sus opciones legales, en caso de negarse a cumplir la ley.

8738044066_c928c34067_zEn Irlanda hay una enmienda, llamada la “Octava Enmienda” (Eighth Amendment) que se hizo a la constitución irlandesa en 1983 y por la cual el aborto es ilegal. En el mismo año hubo un referéndum y por culpa, entre otros factores, de la presión de grupos católicos, se decidió que el feto disfrutaría de todos los derechos como otro ciudadadano irlandés. Por esto ocurren situaciones tan retorcidas como la que describo aquí, o como la que se dió a principios de año, en la que una joven víctima de una violación fué obligada a llevar adelante su embarazo y a dar a luz a pesar de que había expresado su deseo de suicidarse. El bebé está siendo cuidado por entidades del gobierno, y me imagino que lo mismo le ocurrirá al hijo o hija una vez que el embarazo que mencioné a principio de este posting llegue a su final.

Estos casos están causando mucha atención mediática en un país que ve cada vez más que la ley anti-aborto no protege adecuadamente a las mujeres. Y no es solo cuestión de opiniones, según el Daily Mail, 4.000 mujeres irlandesas viajan a Reino Unido cada año para obtener abortos en condiciones seguras y legales. Claramente, algo se tiene que hacer, pero mientras la iglesia misógina católica siga con sus garras opinando y presionando, poco se avanzará.

Foto, Mujer Irlandesa Embarazada, de Flickr.