Tanto monta, monta tanto, tradición y patriarcado

Hace unos dias, concretamente el 3 de octubre, una mujer cubierta con una nicab (el velo que cubre el cuerpo y casi todo el rostro) fué echada de un teatro de opera de Paris, despues de que los artistas se negaran a actuar. No mucho se sabe de ella, pero se supone que era una mujer de dinero, de la zona del golfo Pérsico, que había ido a ver la actuación con una amiga. Francia tiene, desde 2011, una ley que prohíbe que las personas -vaya, las mujeres- se cubran el rostro en lugares públicos.
6497944911_fa7ae1c966_mEn la sección de comentarios de lectoras y lectores, dos opiniones bien claras, por un lado se insistía en que la mujer debería respetar las reglas del país que visitaba, y por otro que el echar a una mujer de un teatro era en realidad islamofobia. Lo que no veo por ningun lado, tanto si se habla de la nicab, o la prostitución, o el porno, o de cualquier otra discriminación hacia la mujer es el de la crítica hacia las reglas machistas que obligan a la mujer a cubrirse el rostro, o a desnudarse, o a ser violada por dinero. Reconozco que yo también peco de juzgar a la discriminada de vez en cuando, pero mi feminismo, que evoluciona constantemente, se está volviendo cada vez más impaciente, y se pregunta, el porque, cuando vemos una situacion de discriminación, siempre censuramos a la persona oprimida en lugar de criticar esas leyes patriarcales (tradiciones, las llaman algunas y algunos) que colocan a la mujer en una situación imposible. ¿Por qué, en lugar de eso no criticamos la opresión y a quienes la crean, o sea, al patriarcado?

Antes de que se se me acuse de islamofobia, tengo que aclarar que me da igual quienes dicen que lo del velo es una tradición cultural y que eso hay que respetarlo. Será una tradición, pero es una tradición machista, que solo se exige a la mujer el seguir. Porque algunas mujeres se sientan empoderadas en Europa por el velo no significa que a muchas otras en el resto del mundo les repatee y odien cubrirse. Y esto es todo lo que voy a decir al respecto. Tendrán sus razones para ponerse el velo unas cuantas, pero lo que yo quiero saber es ¿Porqué no se critica a la ley patriarcal que las obliga a cubrirse? ¿Porqué se ignora la doble discriminación a la que se enfrentan estas mujeres, en sus familias y tambien en un país supuestamente laico y tolerante?

Es curioso que la ópera en cuestión era precisamente “La Traviata”, de Verdi, la historia de una mujer que fué una prostituta, ya que la prostitución tal y como lo veo tiene en común con lo del velo el ser una opresión de género, y que las críticas van siempre hacia la prostituida, o sea, la víctima, y no hacia el putero o hacia el chulo, que son los culpables en toda esta historia. Incontables artículos hay sobre las razones o no de las prostitutas defendiendo o atacando, y casi nada se dice sobre el patriarcado que es el causante de esta situación.
Y asi, podríamos hablar, como he escrito arriba, de otras discriminaciones, el porno, la violencia de género etc…
Volviendo a la historia del principio, según leo, a la mujer aparte de echarla del teatro le puede caer una multa. Y al patriarcado, ¿Quién le multa, quien le denuncia?

Foto, Flickr