Feminismo Sin Fronteras: Museo A la Misoginia

En Londres hay un museo sobre Jack el Destripador* y sus víctimas. Este asesino en serie, el cual asesinó, mutiló y se quitó los órganos (útero, riñones etc) de por lo menos cinco prostitutas hace un siglo, tiene un museo en Londres, donde la gente se puede sacar selfies junto a imágenes hechas en cera de las víctimas, ver fotos de autopsias o leer informes policiales.
Pues sí, como lo leeis. Está en la zona del “East End” e iba a ser un museo dedicado a las mujeres de esa zona, algunas de ellas luchadoras por derechos civiles. Gente pobre, emigrantes de la época. En lugar de eso han abierto un museo a la misoginia. Quienes nos ponemos las gafas violetas (feministas) sabemos muy bien que estos asesinatos en serie, a mujeres pobres, prostitutas a quienes mutilaba, son actos de violencia sexista hechos por una persona que odiaba a las mujeres, lo cual convierte en este museo en algo infame y misógino tambien. Curiosamente, los asesinatos ocurrieron entre 1888 y 1891, cuando el movimiento sufragista en Inglaterra estaba empezando. Coincidencia?

El contexto no hay que olvidarlo: Las mujeres vivimos en un mundo donde la violencia hacia nosotras, por ser mujeres, sigue existiendo. Aqui en Inglaterra y Gales los números oficiales dicen que una en 5 mujeres ha sufrido algún ataque de tipo sexual. Así que un museo que en honor a la violencia sexista, que quereis que os diga, me parece de muy mal gusto.

Cuando salió a la luz lo del museo, se hicieron peticiones y protestas. El museo abrió de todas formas. La persona que estaba detrás de esta barbaridad, un tal Mark Palmer-Edgecumbe, dijo que había planeado hacer un museo de otro tipo, pero le pareció que hacer uno sobre las víctimas de un asesino misógino sería mas interesante.

Por suerte, las mujeres inglesas no se rinden. Cerca de este monumento a la violencia sexista, se ha abierto una especie de galería dedicada a las mujeres del “East End” londinense, una exhibición “como debería haber sido un museo en honor a las mujeres” según dice la website.  Se llama East End Women’s Museum. Para anunciar la galería, nada mejor que un cartel gigante que reza así: “Festeja a las sufragistas, no a los asesinos en serie“, aludiendo claramente al museo de Jack el Destripador.

Ultimas noticias dicen que por lo visto al museo misógino le han denegado unos permisos necesarios para unos carteles. Es de esperar que alguna vez desaparezca y si tenemos en cuenta las numerosas críticas, puede que sea pronto.

*No quiero poner el enlace para no darle publicidad. Si quieres ver la website, busca por Google “Jack the Ripper Museum”.

Roosh V: 15 Minutos de Fama de un Misógino

Despues de tanto jaleo mundial por el neo-machista Roosh V (Return of the Kings es su blog, el Retorno de los Reyes), quien amenazaba con quedadas de machirulos en varias ciudades del mundo, las ha cancelado ‘por estar preocupado por la seguridad de los asistentes’. Qué curioso que utilice una expresión que las mujeres siempre usamos cuando nos agobia que nos moleste gentuza como él.
Total, que según se ha sabido, este patético idiota vive en el sótano de la casa que comparte con su madre, y desde allí escribe su blog. Ha estado flipando con la cantidad de tráfico que ha recibido su blog en estos días (cuyo enlace me niego a incluir aquí), lo cual me hace pensar que en realidad no había organizado nada en concreto, ha sido todo una campaña de marketing. Y como las cosas que rebuzna este idiota son tan viles, ha sonado la alarma.

Despues de todo, Roosh V escribe en su blog que las mujeres deberían poder ser violadas legalmente en un entorno privado. Ha admitido en su blog que ha tenido “relaciones sexuales” (vamos, violaciones) con mujeres que no han consentido, ha escrito que las mujeres somos inferiores a los hombres, y aconseja a sus seguidores que se muden a paises pobres donde las mujeres tienen menos derechos y se las puede manipular mas fácilmente para que sean sumisas. Uno de sus posts: “Cinco razones para salir con una chica que tiene un desorden alimenticio”. Así que cuando amenaza con montar tinglados mundiales de machistas, hay que prestar atención, por si acaso.

Lo que más me ha alegrado de todo esto es que haya sonado la alarma, por los medios sociales y de información. Pero esto es lo que pienso: Este capullo no ha hecho más que decir lo que muchos hombres piensan pero no se atreven a decir. Las mujeres vivimos en un sistema patriarcal, y el patriarcado es misógino. Esto es lo verdaderamente preocupante.

Mientras leía sobre Roosh V hace dos días, en los medios británicos saltaron dos noticias: 12 hombres habian recibido sentencias de carcel de 11 años cada uno por violar a una niña de 12, en grupo, aquí en Inglaterra. Y en otros medios ingleses, casi al mismo tiempo, en Croacia, un grupo de violadores han pagado $30,000 para no tener que ir a la cárcel, tras violar en grupo a una chica de 17.  No hace falta que se organicen eventos donde machirulos defienden la legalización de la violación, las mujeres ya vivimos en un mundo donde la cultura de la violación existe.

El cretino misógino Roosh V hace apología de la violencia contra las mujeres, y ahí sigue, en el sótano de su madre enfrente del ordenador. Los 15 minutos de fama mundial que obtuvo gracias a esta campaña de márketing puede que se hayan acabado, pero el sistema que él (y quienes le apoyan) defienden continúa.

Un regalo para los misóginos del mundo mundial

A muchas de mis lectoras, como feministas que sois, os suena la historia de esta estudiante de la prestigiosa universidad de Columbia (en EEUU), llamada Emma Sulkowicz, la cual ha acusado a otro estudiante, llamado Paul Nungesser (con el que tenía una relación que había sido sexual un par de veces) de haberla violado. Ella explicó a la universidad en su momento que lNungesser la sujetó por las muñecas y la obligó a tener sexo anal a pesar de que ella se negó.

Snap 2015-02-04 at 22.25.54

Sulkowicz, una estudiante de arte, decidió en sumomento, que como la universidad no ha hecho gran cosa por defenderla (la uni dijo “falta de pruebas” a pesar de que otras estudiantes habían acusado a Nungesser de violencia y acoso) y de hecho el violador sigue yendo a clases, que iba a convertir su lucha en un proyecto artístico y cargar con un colchón a todo sitios. El colchón se ha convertido así en un símbolo de la “carga” de esta situación, la cual la lleva ella. Así somos las mujeres, en lugar de ser violentas como el patriarcado es con nosotras, convertimos violaciones en proyectos de arte.

Total, que ahora su violador ha hablado y su relato se ha convertido en un regalo para todos los misóginos del mundo entero: No solo es majo y está sufriendo con esta situación (pobrecito), sino que ha presentado la conversación por Facebook que tuvo con Sulkowicz tras la violación (donde se muestra que tras la violación ella quería hablar con él) y ha dicho que de hecho él fué educado como feminista.

La crucifixión de Sulkowicz ha empezado: Si antes la tomaban por loca por lo del colchón, y por una puta, ahora ya abiertamente la acusan de ser una mentirosa y querer “arruinar” la reputación de un buen estudiante. 
Pongámonos nuestras gafas feministas y veamos:

  • Nungesser (el violador) no está sufriendo ni su reputación tampoco: Sigue yendo a clases tan tranquilamente, en lugar de estar en la cárcel
  • Muchas víctimas de violaciones tras el hecho siguen teniendo relaciones con el violador (por ejemplo, mujeres que han sido violadas por su marido o novio)
  • Que Sulkowicz haya tenido relaciones con su violador un par de veces no quiere decir que haya consentido a tener sexo una tercera vez. Si ella dice que no hubo consentimiento, es una violación
  • La mayoría de las violaciones tienen lugar por hombres que conocen a su víctima. Lo del mito del violador que acecha a la desconocida desde la oscuridad ocurre, pero lo otro ocurre más a menudo
  • Muchas víctimas están traumatizadas y se toman su tiempo para denunciarlo. Algunas tardan días, otras años, muchas no denuncian nunca

Todo esto demuestra que, como ya he dicho alguna que otra vez, se reduce todo al consentimiento de la mujer, el cual al sistema patriarcal, y a muchos hombres no les importa o se ignora. Es obvio que en EEUU y en el resto del mundo hace falta todavía más empatía hacia las víctimas en lugar de tanta penita por la reputación del violador y sobre todo, más conocimiento sobre lo que es una violación y no es. Si la mujer dice que no, es que no.

Imagen, pantallazo de YouTube.
Aquí está un vídeo de Sulkowicz (en inglés) explicando la razón de llevar un colchón con ella a todas partes