La publicidad feminista no existe

La publicidad “feminista” ha estado en las noticias en EEUU otra vez. La marca de cosmética Dove ha creado una línea de jabones y geles de baño, cuyos botes están moldeados como cuerpos femeninos. Los botes no son todos pequeños ni flacos, al estilo de belleza normativa, sino que hay de varios tamaños, para representar y “celebrar” la diversidad de los cuerpos femeninos. Por lo visto, las críticas han llovido y con ellas han llegado también artículos sobre la llamada publicidad feminista.

Para aclararnos: el resto de este artículo voy a llamar a tal cosa publicidad “feministoide”. Me niego a llamarla feminista, porque esos dos términos, como el agua y el aceite, no se mezclan. En otras palabras, no existe tal cosa como la publicidad feminista.

El resto del artículo está aquí.

 

Anuncios

Me cago en la revista TIME

La revista TIME ha hecho una lista de esas palabras o expresiones en inglés (o sea, muletillas) que la gente dice constantemente y que irritan hasta el punto que si oyes a alguien más soltar la palabrita, vas a explotar. Expresiones estúpidas como “I can’t even” (no puedo ni siquiera…), literally (literalmente) y… feminista. Esta revista invita a lectores y lectoras a votar que palabra debería ser prohibida en el próximo año. Yo no puedo ni pensar… alucinando me hallo…

revolucionesfeministas_TIME

Melina, Málaga y la cultura de la violación

La cultura de la violación existe, por mucho que les pese a los machistas que insisten en que no (y me refiero a los últimos acontecimientos referentes a la violación en Málaga). Lo que narro a continuacion tiene bastante que ver con la violacion (o, según insiste el patriarcado, “falsa violacion”) en Malaga:

En Buenos Aires, Argentina, una chica de 17 años llamada Melina Romero desapareció el pasado 24 de agosto. Hubieron conjeturas y búsquedas las cuales ya han terminado con el fin de esta historia. Pero antes que se supiera el desenlace, la misma desaparecida no se libró de que el periodico Clarín hiciera una critica realmente asquerosa con su persona, la cual, recordemos era una chica joven, una menor. Aquí teneis el articulo al que me refiero, “Una fanática de los boliches que revolucionesfeministas blogabandonó la secundaria” era esta chica, segun Clarín. El artículo dice que provenia de una familia rota, y que le gustaba ir de fiesta (algo muy raro para la gente joven, según este periódico), y, naturalmente, que ya habia desaparecido antes (o sea, que esto no era nada nuevo). Vamos, en resumen, que era una puta y que se merecía lo que le pasara. y lo que le ha pasado es que la asesinaron un grupo de chicos. No quiso participar en una “fiesta sexual” (o sea, que los asesinos querían violarla) y al querer marcharse la drogaron, la violaron de todas formas y la asesinaron a golpes

La violación existe. La cultura de la violación (que, entre otras cosas, ha culpado a la victima en estos dos casos, el de Málaga y el de Argentina) también. Es la misma cultura de la violación que disculpa a los violadores (ya estoy leyendo que los asesinos estaban cegados por las drogas, pobrecitos).

En el caso malagueño, yo sigo pensando que sí hubo violación y que la víctima ante la presión prefirió cambiar su historia antes de enfrentarse al revivir su historia y su caso. No es sorprendente, justo después de salir el caso a la luz la opinión pública ya la había condenado a ella y perdonado a ellos. Y en este caso argentino, ya sabemos como termina.

Afortunadamente, hay algunas voces que se han escandalizado del trato de Clarín hacia esta chica.

Para quejaros a Clarín, haced click aquí. Personalmente, espero que la familia denuncie a este periodicucho y que haya justicia para Melina.