Otro Corte de Mangas de Trump a las Mujeres Estadounidenses

En el momento de escribir estas lineas, a miles de kilómetros de Inglaterra, donde me hallo, concretamente en la capital de Estados Unidos, Washington DC, Brett Kavanaugh está siendo investido como juez del Tribunal Supremo y en el proceso haciendo un corte de mangas a las mujeres de ese país.

Este juez fué elegido por Trump para sustituir al juez Anthony M. Kennedy, un “conservador moderado” que se acaba de jubilar. Desde el principio, una vez que el presidente Trump nominó a Kavanaugh como Juez Supremo, habían dudas sobre ideología pero el proceso iba progresando sin mayores problemas y se anticipaba que el Senado de EEUU lo iba a aprobar (aunque el presidente nomine un candidato, es el Senado el que decide). A mediados de Septiembre, de repente la bomba estalló cuando una mujer hasta ahora desconocida, la catedrática e investigadora en psicología, Christine Blasey Ford denunció abiertamente que Kavanaugh la intentó violar cuando eran ella y él adolescentes. Concretamente en una fiesta, un Kavanaugh borracho puso su mano sobre la boca de ella, y la sujetó con su propio cuerpo mientras intentaba quitarle el bañador. Afortunadamente, ella pudo escapar y la cosa quedo ahí. Los medios estadounidenses se hicieron eco de la historia, y dos mujeres más denunciaron comportamientos de acoso sexual por parte de Kavanaugh, el cual lo ha negado todo.

En plena era #metoo, la respuesta del público no se ha hecho esperar, con muchas mujeres poniéndose de lado de Ford y apoyándola cuando ésta testificó en el Senado estadounidense, al tiempo que politicos/as del Partido Republicano (el cual respalda a Kavanaugh) hablaban del asunto como una treta del partido Democrata para impedir la investidura de otro juez conservador en el tribunal más importante del país. La presión ha ido en aumento, a medida que pasaban los días, incluyendo un incidente en el que dos mujeres acorralaron al Senador Republicano Jeff Flake en un ascensor y exigieron saber porque estaba apoyando a Kavanaugh.

El resto del artículo lo podeis leer aquí, en esta página de Tribuna Feminista. Imagen, Edinburgo, de mi otro blog de viajes: LUISA TRAVELS (en inglés)

Anuncios

La publicidad feminista no existe

La publicidad “feminista” ha estado en las noticias en EEUU otra vez. La marca de cosmética Dove ha creado una línea de jabones y geles de baño, cuyos botes están moldeados como cuerpos femeninos. Los botes no son todos pequeños ni flacos, al estilo de belleza normativa, sino que hay de varios tamaños, para representar y “celebrar” la diversidad de los cuerpos femeninos. Por lo visto, las críticas han llovido y con ellas han llegado también artículos sobre la llamada publicidad feminista.

Para aclararnos: el resto de este artículo voy a llamar a tal cosa publicidad “feministoide”. Me niego a llamarla feminista, porque esos dos términos, como el agua y el aceite, no se mezclan. En otras palabras, no existe tal cosa como la publicidad feminista.

El resto del artículo está aquí.

 

Feminismo Sin Fronteras: La #culturadelaviolación era esto

No me apetecía escribir, así que he hecho un vídeo-comentario sobre esta noticia y la cultura de la violación:

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=9P0dUwzOoc4%5B/embedyt%5D

Algunos enlaces: “Un alto precio por 20 minutos de acción”: la polémica defensa del padre de un joven violador sentenciado a 6 meses de prisión

El crimen sexual en Stanford que ha generado una ola de indignación universitaria y judicial

Petición para que cesen al juez

Ni #50sombrasdepatriarcado ni hostias, esto es lo que quiero ver

La directora de cine Leslee Udwin ha hecho un documental examinando el caso de la violación y posterior fallecimiento de la estudiante de medicina Jyoti Singh en Nueva Deli, el 21 de diciembre de 2012. Cinco hombres y un menor la violaron en grupo en un autobus en movimiento y luego tiraron el cuerpo por la ventana. Tras 13 días, Singh murió.

El film, llamado “La hija de La India” narra los eventos tras el horrible crimen y habla de las protestas multitudinarias en las calles de La India y sobre como la cultura de ese país oprime a las mujeres, con el consentimiento de la ley: feticidios, ataques con ácido, trata y otros tipos de discriminación u opresión. También habla de algunos cambios a la ley en ese país, en el que, según este artículo en The Guardian, una mujer es violada cada 20 minutos. Udwin incluso habla con algunos de los culpables, quiere saber porque los hombres violan y el artículo de The Guardian deja claro que algunas de las respuestas son nauseabundas; ciertamente las mujeres estamos consideradas como un ser muy inferior en muchas culturas.

El documental lo van a poner en BBC4 el 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer), aquí en Reino Unido y en otros países: India, Suiza, Noruega y Canadá. Se van a organizar talleres para que niños y niñas en La India aprendan sobre violencia de tipo sexual y se va a lanzar una iniciativa llamada “Hija de La India” para luchar contra la desigualdad y violencia sexual de mujeres y niñas.
No sé cuando la echarán en España, pero habrá que estar pendientes!

Aquí os pongo el trailer del documental:

Las mujeres andamos por donde nos da la gana, faltaría más

Esta señora de la foto se llamaba Ivania Zayas, y era una famosa cantante puertoriqueña. El 8 de febrero, de madrugada mientras caminaba cerca de su casa y cruzaba una calle, fué atropellada por un coche el cual se dió a la fuga. Tras este accidente, Ivania falleció.
Snap 2015-02-15 at 21.20.17El momento machista llegó cuando un agente de la policía local llamado Félix Bauzó, durante una rueda de prensa hace el siguiente comentario “Tenemos que investigar qué hacía una dama a esa hora cruzando esa avenida”. Y añade “No es usual que una dama a la una de la madrugada esté cruzando sola esa avenida“. Y lo suelta y se queda tan ancho.
Las que no se quedaron anchas fueron las mujeres puertoriqueñas, a las cuales les pareció -y con razón- que el comentario del agente, fué un poco, dígamos, un mucho machista. Vamos, que estaba críticando a la fallecida y casi justificando el accidente que sufrió y acabó con su vida.
Las acciones de repulsa a tal comentario no se hicieron esperar y se dirigieron a Twitter, donde muchas mujeres subieron fotos de ellas mismas caminando en la calle a solas con el hashtag #andandolacallesola.

¿Que importa que estuviera haciendo Ivania Zayas a la una de la madrugada en la calle? Absolutamente nada. ¿Qué tiene que ver con el accidente? Pues lo mismo, nada de nada. ¿Es qué solo los accidentes ocurren en plena luz del día? Pues no, ocurren a todas horas. ¿Como sabe el agente Bauzó que realmente no es normal que las mujeres caminen por la calle a la una de la mañana? ¿O se refería este tipo a las mujeres “decentes” y no las “otras”?

Me imagino que el señor Bauzó fliparía al ver la respuesta de las mujeres de la zona, pero es que las mujeres estamos hartas de oir comentarios semejantes cuando hemos sido las víctimas. De hecho, su comentario es lo que siempre se dice cuando las mujeres hemos sufrido una violación. Estamos un poco hartas de que se nos trate de sospechosas, de que se cuestionen nuestras acciones y no las de las personas que nos hacen daño. Ya está bien.
Si Ivania hubiese sido un hombre, ¿habría hecho Bauzó tal comentario? NO. Hubiera dicho que el accidente es lamentable, y que están buscando a la persona que causó el accidente, pero no se le hubiera ocurrido sugerir que la víctima estaba haciendo algo sospechoso que hubiera podido provocar su propia muerte.
A ver si el patriarcado se entera de una vez. Las mujeres ocupamos nuestro espacio en la esfera pública y caminamos a todas horas porque tenemos que hacerlo, porque nos gusta y porque nos da la gana.

Foto, pantallazo de vídeo en YouTube de Ivania Zayas

Feminismo Sin Fronteras: El Mundo Llora por un Pene Abortado

“Empecé a llorar por la maldición que iba a dar al mundo”
Esto es lo que dice una supuesta bloguera feminista estadounidense (“Lana”) para justificar el aborto selectivo de un feto varón. Continua: “No odio a los hombres, odio al patriarcado, en lo que algunos hombres, y también algunas mujeres se convierten. No iba a consentir que mi descendencia fuera así. Con un varón habrían más posibilidades [de que se apoyara al patriarcado], no podía aceptarlo”.

Esta es la noticia que ha estado dando la vuelta al internet del mundo mundial. Está aquí en castellano, aquí en inglés, vamos hasta el Huffington Post  y el periódico británico Telegraph lo han publicado.

La sutil y delicada opinión de los y las comentaristas, tan empáticos ellos y ellas: “Alguien debería dispararla en la cara“, “Debería ser estirilizada a la fuerza“, “Es un demonio“, etc. 

9979134735_a9730777e9_zPor lo que estoy leyendo, la tal “Lana” no existe, es un bulo que se ha estado multiplicando por internet*, por personas indignadas al pensar que el mundo vaya a tener un pene menos caminando por la tierra. (Que el Huffington Post, el Telegraph y otros periódicos se hagan eco del bulo da que pensar, la verdad)

No sé si es un bulo o verdad, pero las opiniones machistas sí que son reales.
Y a tales comentarios neardentales me gustaría responder:
1-Dudo mucho que esta historia sea verdad, y que pueda abortar en el segundo trimestre con la que está cayendo en EEUU respecto al aborto (por si no lo sabeis, el contingente pro-feto está cerrando clínicas donde se pueden hacer abortos seguros)
2-Es su cuerpo y ella decide
3-Tanto jaleo por el aborto de un pene. ¿Y que pasa con los miles de abortos selectivos de fetos niñas? ¿Donde está la indignación?
4-Es su cuerpo y ella decide. ¿No os queda claro? Pos otra vez:
5-ES SU CUERPO Y ELLA DECIDE

Foto, Barbara Boyero en Flickr.

*Veo que un colectivo neo-machista a favor de la custodia compartida está repitiendo la noticia. No me extrañaría que fuera un bulo para desprestigiar el feminismo.

Un regalo para los misóginos del mundo mundial

A muchas de mis lectoras, como feministas que sois, os suena la historia de esta estudiante de la prestigiosa universidad de Columbia (en EEUU), llamada Emma Sulkowicz, la cual ha acusado a otro estudiante, llamado Paul Nungesser (con el que tenía una relación que había sido sexual un par de veces) de haberla violado. Ella explicó a la universidad en su momento que lNungesser la sujetó por las muñecas y la obligó a tener sexo anal a pesar de que ella se negó.

Snap 2015-02-04 at 22.25.54

Sulkowicz, una estudiante de arte, decidió en sumomento, que como la universidad no ha hecho gran cosa por defenderla (la uni dijo “falta de pruebas” a pesar de que otras estudiantes habían acusado a Nungesser de violencia y acoso) y de hecho el violador sigue yendo a clases, que iba a convertir su lucha en un proyecto artístico y cargar con un colchón a todo sitios. El colchón se ha convertido así en un símbolo de la “carga” de esta situación, la cual la lleva ella. Así somos las mujeres, en lugar de ser violentas como el patriarcado es con nosotras, convertimos violaciones en proyectos de arte.

Total, que ahora su violador ha hablado y su relato se ha convertido en un regalo para todos los misóginos del mundo entero: No solo es majo y está sufriendo con esta situación (pobrecito), sino que ha presentado la conversación por Facebook que tuvo con Sulkowicz tras la violación (donde se muestra que tras la violación ella quería hablar con él) y ha dicho que de hecho él fué educado como feminista.

La crucifixión de Sulkowicz ha empezado: Si antes la tomaban por loca por lo del colchón, y por una puta, ahora ya abiertamente la acusan de ser una mentirosa y querer “arruinar” la reputación de un buen estudiante. 
Pongámonos nuestras gafas feministas y veamos:

  • Nungesser (el violador) no está sufriendo ni su reputación tampoco: Sigue yendo a clases tan tranquilamente, en lugar de estar en la cárcel
  • Muchas víctimas de violaciones tras el hecho siguen teniendo relaciones con el violador (por ejemplo, mujeres que han sido violadas por su marido o novio)
  • Que Sulkowicz haya tenido relaciones con su violador un par de veces no quiere decir que haya consentido a tener sexo una tercera vez. Si ella dice que no hubo consentimiento, es una violación
  • La mayoría de las violaciones tienen lugar por hombres que conocen a su víctima. Lo del mito del violador que acecha a la desconocida desde la oscuridad ocurre, pero lo otro ocurre más a menudo
  • Muchas víctimas están traumatizadas y se toman su tiempo para denunciarlo. Algunas tardan días, otras años, muchas no denuncian nunca

Todo esto demuestra que, como ya he dicho alguna que otra vez, se reduce todo al consentimiento de la mujer, el cual al sistema patriarcal, y a muchos hombres no les importa o se ignora. Es obvio que en EEUU y en el resto del mundo hace falta todavía más empatía hacia las víctimas en lugar de tanta penita por la reputación del violador y sobre todo, más conocimiento sobre lo que es una violación y no es. Si la mujer dice que no, es que no.

Imagen, pantallazo de YouTube.
Aquí está un vídeo de Sulkowicz (en inglés) explicando la razón de llevar un colchón con ella a todas partes