“Nos marcan como a ganado vacuno”

Esto es lo que dice Jennifer Kempton en Ohio, Estados Unidos, sobre los tatuajes que puso en su cuerpo el hombre que la obligó a marcarse con un mensaje en el decía que ella le pertenecía a él. El mismo hombre que la maltrató y la prostituyó. En este artículo del periódico británico The Guardian (en inglés) Kempton explica que una vez que dejó la prostitución, una vez que dejó atras una vida horrenda (se intentó suicidar pero la cuerda con la que se iba a ahorcar se rompió), una vez que se había recuperado, esos tatuajes le recordaban el maltrato, los abusos, las drogas. La única solución que se le ocurrió fué acudir a un artista especializado en reparación de tatuajes, y funcionó. No contenta con eso, sabiendo que muchas otras mujeres que habian estado en la misma situación que ella y estaban también marcadas con esos simbolos de esclavitud, decidio crear una organización para pagar sus tatuajes de reparacion. La organización se llama “Survivors Ink” o “Tinta de sobrevivientes”, y tiene como misión, según su website “empoderar víctimas de trata rompiendo las cadenas psicologicas de esclavitud, embelleciendo, borrando o cubriendo cicatrices o marcas las cuales son un recuerdo constante de un pasado violento”. Kempton está recogiendo dinero para poder pagar el trabajo de restauración de los tatuajes de otras prostitutas o víctimas de trata*.
El artículo en The Guardian, aparte de detenerse en la maravillosa labor de Kempton, habla de la vida de muchas de estas mujeres, de sus comienzos en la prostitución, de como muchas de ellas habían sido víctimas de abusos sexuales en sus hogares y se entregan al primer hombre que las hace caso, quien luego las mete en el mundo de las drogas y las prostituye. También el artículo menciona que el “marcar” a “sus” mujeres es una tendencia en alza entre estos chulos que prostituyen a sus novias, esposas y que para ellas el “borrar” estos tatuajes es una manera de volver a ser dueñas de sus propios cuerpos.

Otra mujer mencionada en el artículo, CC Murphy, gestiona una organización para ocuparse de víctimas de trata en Estados Unidos, llamada “Catch Program”. Dice que mucha gente piensa, erróneamente, que estas mujeres traficadas provienen de paises pobres, pero que la realidad no es así. Muchas de ellas son estadounidenses. Dice “La trata está en la puerta de al lado, puede ser algo muy pequeño y muy local. No tiene porque ser una operacion enorme, puede ser algún Pepe en la calle de abajo que esta manupulando y aprovechándose de su mujer y sus hijxs. La trata es mas común de lo que la gente piensa”. Debe serlo, ya que en Estados Unidos es un negocio de 9.5 billones de dólares.

*No, no hago distinción entre prostitución y trata, tanto en la prostitución como en la trata, en mi forma de ver, hay un elemento de coección, tanto si es por tu novio/ marido o por tus circunstancias.

Vídeo de Survivors Ink aquí:

Un comentario en ““Nos marcan como a ganado vacuno”

  1. Podríamos pensar que esos chulos machirulos son una minoría de desequilibrados. Y puede – vamos a suponerlo – que sea verdad. O sea, vamos a olvidar la famosa premisa de que son ‘hijos sanos del patriarcado’.
    INCLUSO en ese caso (contrario a la investigación psicosocial), me surgen varias reflexiones:
    1.- En los medios se publican imágenes y nombres de las víctimas y sus marcas de dolor, NUNCA de sus agresores. ¿Por qué no someterlos a público escarnio y advertir a la sociedad sobre su peligrosidad/patología mental? Tengo mis respuestas, y muchas de nosotras también, pero las voy a obviar.
    2.- SEGURO que esos monstruos tienen familia, amigos, vecinos, compañeros de trabajo. ¿Dónde están? ¿Qué hacen o hicieron con respecto a algo que SEGURAMENTE sabían directa o indirectamente? ¿Ninguno de ellos se siente responsable de su pasividad? Al igual que en el punto anterior, me voy a callar las respuestas.
    3.- Como he dicho y repito siempre en estos casos, es demasiado fácil que las mujeres caigan en las redes de estos machonazis asquerosos. Sin su cooperación no sería posible, es decir, porque la figura VOMITIVA de ese modelo de macho sigue siendo el nº 1 en el ránking de fantasía sexual/afectiva de las heteras, y sigo viendo muy poca mención a ese hecho en los medios.
    Mientras las heteras ensalcen al macho-cabrón y sigan construyendo sus fantasías de amor romántico en torno a la idea de ‘protección-a-cambio-de-entrega’, no habrá NADA que hacer. Es decir, cuando una mayoría de mujeres demande/busque lo opuesto al ‘malote-que-en-realidad-es-un-cabronazo’, podremos empezar a cambiar el panorama. Mientras las mujeres no asuman su parte de responsabilidad en ese ciclo infernal, no habrá NADA que hacer.

    Me gusta

Algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s