La vida con polla es mejor: Segunda parte

Dos noticias han salido a la luz en la misma semana, y las dos en el mismo país, Estados Unidos. Por un lado, el jugador de fútbol americano Ray Rice puede volver a jugar en la NFL (National Football League en inglés, o sea, la liga más famosa de fútbol profesional en EEUU). Para refrescar la memoria a mis lectoras y lectores, Rice había sido suspendido por la NFL después de que saliera a la luz un vídeo en el que le pega una paliza a su mujer en un ascensor. Por supuesto que Rice llevaba tiempo pegándola, pero era más fácil ignorar la violencia de género cuando no habían pruebas. Inmediatamente la NFL hizo una conferencia donde directivos de la organización condenaban la violencia de género (en EEUU se sigue llamando “doméstica), todos muy serios y tal. Pero vamos, que ya ha pasado el tiempo, y el mundo mundial no puede ni debe privarse del genio futbolístico que es Rice, y ya sabemos que los deportistas son todos héroes y al final, la culpa es de su esposa, por seguir en el matrimonio y además defenderle. Ah, hago un inciso aquí para añadir que Rice no ha pisado la cárcel a pesar de ser un maltratador. 
Pelillos a la mar.

marissa alexanderContrastemos esta noticia con otra que ha salido esta semana: Marissa Alexander va a ser liberada en enero, por fin. Que quien es Marissa Alexander? Es una victima de violencia de género. Una víctima de violencia machista la cual, cuando en medio de una pelea con su marido (el cual por lo visto tenía historial de abusar otras mujeres) se intentó defender sacando una pistola y pegando un tiro hacia la pared, para que el hombre la dejara en paz. O sea, que ni hirió ni mató a nadie. Pero al patriarcado esto le da igual. Las mujeres no tenemos derecho a defendernos y si lo hacemos seremos penalizadas: Sesenta años de cárcel es lo que pedían para ella al principio. Ahora, al admitir culpabilidad ha hecho un “trato” con el sistema judicial el cual va a conseguir que se la libere, tras estar en la cárcel unos 1.000 días. Tendrá que seguir su condena en su casa donde será obligada a llevar un brazalete que controla sus movimientos y tendrá siempre antecedentes penales. Cuando salió la noticia se habló sobre todo racismo, (los protagonistas de todas estas historias son afroamericanos) pero es sexismo lo que ha castigado y continúa castigando a Marissa  Alexander.

Volviendo a la historia de Ray Rice, comentarios sobre el vídeo de la paliza a su esposa la culpaban a ella por quedarse en el matrimonio. Según hemos visto con Marissa Alexander, esto es lo que pasa si intentas defenderte contra un marido maltratador: la víctima se convierte en culpable. Da igual que color seas, cuando tienes polla, vives mejor.

Foto de Marissa Alexander, de aquí.

Anuncios

Sobre photoshopeos, tallas grandes y otras formas de tortura…

Ni siquiera las modelos tienen esos “cuerpos perfectos” ya que las fotos suelen estar muy, muy retocadas… Pero el daño ya está hecho.

Psicología Útil en red...

Hace unos días contactaba con nosotras Carlos, periodista del suplemento ICON de El País para recabar nuestra opinión sobre eiconl hecho de que algunas marcas de moda decidieran no continuar photoshopeando a sus modelos, con la intención de dar una imagen más REAL de la mujer. En el artículo (que podéis leer aquí: http://elpais.com/elpais/2014/11/10/icon/1415623435_136078.html) ya mostramos nuestra opinión “profesional” sobre el posible efecto dañino que este tipo de imágenes trucadas en cuanto a volúmenes y proporciones, podían tener sobre la autoestima de la mujer, así como sobre el modelo referencial que tanto hombres como mujeres jóvenes asumen como normativo. Esos cuerpos imposibles, esas proporciones totalmente desproporcionadas que muestran las imágenes retocadas se convierten, en el caso de personas en fase de maduración principalmente, en una tortura emocional, en un modelo inalcanzable de belleza establecido que en nada se parece a la media real de las mujeres en España.

Ver la entrada original 139 palabras más