Másters de golf y sexismo

Hace unos días, concretamente el 18 de septiembre, Reino Unido, estaba muy ocupado con el referéndum sobre la independencia de Escocia, y por eso pasó “bajo el radar” una noticia que ocurrió precisamente en Escocia tambien. Y es que el prestigioso club de Golf Royal & Ancient Golf Club de St Andrews, tuvo sus propios comicios y despues de que 85% de sus miembros votaran, decidió que ya era hora de abrir sus puertas y admitir mujeres. Y digo “ya era hora” ya que este club tiene una antiguedad de 260 años2335224771_dc086746b0_z

La noticia, la cual solo algunos medios han mencionado, es importante por muchas razones. Este baluarte del machismo, el cual es un ejemplo de la institucionalización de la discriminacion de la mujer, no ha cambiado de actitud porque se ha dado cuenta de que es mejor dejar de ser una organizacion machista, casposa y carca. No, lo ha hecho porque el golf quiere ser deporte olímpico en 2016 y debido a que sigue siendo pijo y elitista, mucha gente no se anima a practicarlo. Es por razones simplemente económicas que ha decidido aceptar a socias, necesita mas gente que lo practique y es mejor ampliar el mercado*. O sea, que la igualdad les importa un pimiento.

Es cierto que hay clubs solamente de mujeres, pero estos fueron creados más tarde precisamente como reacción a la discriminación, o sea, que como se prohibía a las mujeres el jugar en los clubs de hombres, tuvieron que crear los suyos propios. Pero aun así, estos clubs no tienen la misma calidad en cuanto al terreno y los servicios y lo más importante, no tienen el mismo “caché” del que disfrutan los clubs de hombres, de hecho el Golf Royal & Ancient Golf Club de St. Andrews es una institución reglamentaria sobre ese deporte y organiza su propio Open de golf. Esta es una situación muy parecida al famosísimo club en Augusta, en Estados Unidos, otro lugar que hasta 2012 se negó a aceptar mujeres y que se considera la “cuna” de los Másters de golf en EEUU. Ambos clubs son extremadamente prestigiosos y en sus campos juegan lo más selecto del mundo de las finanzas y la política, asi que no estamos hablando de que a las mujeres se les niegue solamente el practicar un deporte, sino que se les prohibe tambien el formar parte del mundo de los negocios, interactuar y cerrar tratos y tomar decisiones. Es patético que este tipo de sexismo siga existiendo en paises ricos e “igualitarios” en pleno siglo XXI.

*En Reino Unido hay otros tres clubs de golf solo para hombres

Foto, Flickr

Violadores y más violadores por todos lados

Iba a hacer este post sobre las emigrantes que son violadas de camino a EEUU. Han salido cifras hace poco, las cuales sugieren (y digo sugerir porque no se sabe exactamente el número) que aproximadamente 80% de ellas son víctimas de violaciones, según cifras recientes. La violación es, de hecho, tan frecuente, que muchas de ellas lo esperan y se preparan con anticonceptivos para no acabar, encima, con un embarazo.
Iba a contar que los números más oficiales (60%) que se tenían hasta hace poco eran de Amnistía Internacional, pero que según parece, la situacion es bastante peor. Y peor se va a poner, ya que la edad de las emigrantes sigue bajando y hay cada vez más niñas, más menores haciendo ese camino desde El Salvador, Honduras o Guatemala hacia el norte.
Iba a escribir que la mayoría de las victimas no denuncian por verguenza, por culpabilidad y por miedo a ser deportadas, cosa que los violadores saben muy bien.

2115727813_184f759479_oHe decidido dar un poco la vuelta a esta historia y hablar de los violadores. Ellos son miembros de pandillas violentas de zonas donde los y las emigrantes se mueven, pero sobre todo son otros emigrantes, traficantes de emigrantes (coyotes) o funcionarios que trabajan en la frontera o en aduanas. O sea, hombres que están pasando por la misma situación que ellas, hombres que han sido pagados para llevarlas a la frontera o empleados del sector público cuyo trabajo es controlar el trafico de drogas y personas entre EEUU y México.

Lo que tienen en comun estos cabrones es el aprovecharse de la suma vulnerabilidad en la que se encuentran estas mujeres y niñas. Sus compañeros de “lucha”, arriesgan su vida igual que ellas para encontrar una vida mejor. Una situación de completa desesperación los empuja a emprender un camino lleno de penalidades hacia Estados Unidos. Hay riesgo de ser disparado por la policía fronteriza, de ser detenido y deportado, y de ser raptado por pandillas que trafican drogas y personas. Pero el patriarcado, por muy brutal que sea con los hombres, con las mujeres es todavía peor, ya que a todos estos riesgos se le tiene que añadir la violación y también la prostitución (muchas mujeres acaban siendo prostituídas por coyotes y pandillas en ciudades fronterizas). Es simplemente horripilante que estos hombres, los cuales supuestamente están buscando una vida mejor, sean capaces de volverse en contra de sus compañeras y violarlas. 
Muchos funcionarios que trabajan en las fronteras cooperan con traficantes de personas y drogas. La complicidad entre las dos partes, hecha posible por altos niveles de corrupción, coloca a mujeres y niñas en una situación de extremo peligro. Es totalmente imposible que las victimas puedan luchar contra este frente común y de esta forma los violadores (coyotes y fucionarios) actúan con impunidad. Según un informe de Amnistia Internacional, en el otoño-invierno de 2008, 9.758 emigrantes fueron raptados. De este total, 157 mujeres fueron raptadas, dos asesinadas y otras fueron violadas. 91% de los y las emigrantes dijeron que los funcionarios de la frontera eran responsables del rapto. Una de las mujeres fué obligada a quedarse con el “jefe” de la banda como “trofeo”. Es repugnante que hayan tantos hombres dispuestos a convertir una situación muy desesperada en otra de mucho más sufrimiento y que al mirar a una mujer o una niña solo vean un cuerpo para violar y para que otros hombres violen (prostitución).
En resumen, para muchos hombres, el camino de la pobreza a la “tierra prometida” puede acabar en una fosa o en una cárcel. Para muchas mujeres hay este riesgo y otro añadido: el de la violación.

Foto, Flickr

La era del teleaborto II

2479188789_3f7341e5cc_zHace unos días escribí sobre websites donde se pueden obtener pastillas abortivas, y llamé a esta practica una “medida desesperada para mujeres desesperadas”, o sea, medidas que tienen que tomar mujeres que se encuentran con un embarazo no deseado, en un lugar donde el aborto legal, seguro y también, porque no, gratis, es difícil o imposible de encontrar. Pues bien, acabo de leer que en EEUU han metido en la cárcel durante 18 meses a una mujer, llamada Jennifer Whalen, una madre sin pareja, por haberle dado pastillas abortivas a su hija de 16 años, la cual no quería llevar el embarazo a término. La joven se sintió mal durante el aborto y en vista del sangrado, su madre la llevó al hospital.
Según leo con estupefacción, la han acusado de ayudar a otra persona a abortar, sin ser una doctora. Voy a hacer un inciso ahora mismo y recordar a quién me lee lo siguiente: El aborto sigue siendo legal en EEUU en estos momentos. 
¿Cómo se ha llegado a esta situación? Los pasos son los siguientes:
1- Se limitan las opciones para abortar de una manera segura y legal. En EEUU, como ya he comentado con anterioridad, se están cerrando clínicas que proveen abortos, gracias a la presión de grupos pro-feto.
2- Las mujeres tienen que recurrir a medidas desesperadas y arriesgadas como buscar, comprar y administrar ellas mismas el aborto.
3- Se criminaliza, persigue y castiga a este tipo de personas.

Dicho de otra forma, Jennifer Whalen colaboró en el aborto de su hija porque no existían otras opciones. Si hubieran habido clínicas cercanas donde hubiera podido llevar a su hija, en lugar de tener que comprar pastillas en el mercado negro y correr riesgos innecesarios, lo hubiera hecho. 

Esta horrible situación recuerda a como eran las cosas antes de que el aborto fuera legal en EEUU, cuando las mujeres tenían que demostrar (llevando muestras del feto al hospital, como hizo el ex-presidente George W. Bush con su madre) que el aborto había sido espontáneo, no a propósito, sino querían acabar en la cárcel. 

Esto es una caza de brujas, muy parecida a la que está pasando ahora mismo en El Salvador. Tanto si abortas como si hay sospecha de que pudieras haber abortado, es mejor sufrir en silencio, en la privacidad de tu casa, no vaya a ser que te denuncien en el hospital y vayas de allí directamente a la cárcel.

Photo, Flickr.