Feto denuncia a clínica por abortarlo

Ya ha pasado el 8 de marzo y aunque tengamos aún la sonrisa en la boca de tantos recuerdos y sororidad, la realidad patriarcal se impone. Y lo hace con esta noticia: En Alabama, Estados Unidos, un feto ha denunciado a una clínica por abortarlo. Parece una noticia del “El Mundo Today” pero no. Es más del mismo rollo cansino de siempre: Hombres intentando controlar el cuerpo de las mujeres.

Ryan Magers, de 19 años, ha denunciado en nombre del feto que fué abortado y que si hubiese nacido habría sido su vástago, a la clínica donde su ex-novia abortó (Alabama Women’s Center en Huntsville) y hasta a la empresa productora de medicamentos responsables por ese aborto. La ex-novia había terminado su embarazo en contra de los “deseos” del “padre”.

La cosa no queda en una broma de mal gusto, o un intento de llamar la atención: una corte de Alabama ha reconocido que Magers tiene derecho a denunciar. De hecho, legalmente un feto es una persona reconocida en el estado de Alabama. Es la primera vez que un feto tiene derechos legales, en Estados Unidos, otorgados en una denuncia. Esto es muy preocupante, ya que, si el caso sigue adelante, se darían más casos de hombres denunciando y mujeres en la cárcel por homicidio. No soy alarmista, pero teniendo en cuenta la agresividad del movimiento pro-feto, esta es una posibilidad muy real.

No sé si Magers ha pensado en la responsabilidad tan enorme que supone traer un hijo o hija al mundo, o si a los 19 años si tiene recursos para ocuparse de tal tamaña responsabilidad. Lo dudo mucho, viendo que no es ni capaz de ponerse un condón. Magers ha declarado: “Estoy aquí por todos esos hombres que realmente quieren tener un bebé. Realmente creo que un bebé lo es desde el momento de su concepción y que merece vivir”.

Lo que me da la impresión que hay detras de todo esto es lo de siempre: hombres intentando controlar el cuerpo y las vidas de las mujeres de todas formas posibles. En el caso de Magers, lo que quería era tener atada y bien atada de por vida a su ex-novia.

En el estado de Alabama solo quedan tres clínicas para abortar y las leyes son de las mas rígidas del país. En 2010 se aprobó una ley según la cual las mujeres no pueden abortar más allá de la semana 20, y se proponen leyes constantemente para limitar el aborto cada vez más. Las mujeres que desean terminar con embarazos no deseados se enfrentan a un problema inmenso para poder ejercitar este derecho, el cual existe a nivel federal, pero que los estados luchan por reducir. Denuncias machistas como las de Magers van a complicar cada vez más las cosas.

Si el juicio procede, va a sentar un precedente que podría tener consecuencias muy serias para las mujeres de ese estado. Tendríamos casos de hombres obligando a mujeres a tener hijxs en contra de su voluntad, de una manera más agresiva aún y amparados por la ley. Tal y como están las cosas, los constantes ataques al derecho de aborto sin duda ya dificultan que muchas mujeres puedan acceder a un aborto seguro y legal.

Termino este artículo comentando que, por lo visto, cuando la joven (cuyo nombre afortunadamente no ha sido identificado) se quedó embarazada, tenía 16 años. Está claro que tenía las cosas claras y que no necesitaba el consentimiento del “padre” para decidir sobre su cuerpo. Viendo como ha reaccionado su ex-novio, es muy posible que el no querer nada que la atara a este machista controlador seguramente era una razón importante para reaccionar como lo hizo. El asunto es este: una vez que el esperma está en el cuerpo de una mujer, el hombre no tiene ningún derecho sobre ese semen y su destino. ¿Cual es la manera de evitar esto? Pues que los hombres compartan su responsabilidad anticonceptiva. El condón es barato, accesible y ademas protege contra enfermedades. Y que si un hombre quiere que su pareja o rollete lleve un embarazo a cabo, será un deseo, por de ninguna manera un derecho. Que se aguanten, vaya. Es la decisión de la mujer y solamente la de ella, o debería serlo.

A ver si la cordura se impone, y el estado de Alabama hace lo correcto: ignorar esta denuncia absurda e investigar si el “padre” rompió la ley al violar una menor.

Anuncios

Este 8 de Marzo: Por las mujeres trabajadoras

Una de las razones por las que el 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer tiene que ver con un terrible desastre que ocurrió en Nueva York en 1911.
El 25 de marzo de ese año, 146 personas, la mayoría inmigrantes judías e italianas muy jóvenes, fallecieron en un fuego en la fabrica de camisas “Triangle Shirtwaist”, la cual está en Manhattan, en la zona de Greenwich, cerca de la plaza Washington. Las puertas para salir del edificio estaban cerradas a cal y canto y no pudieron abrirlas. Murieron tirándose por el espacio donde estaba el ascensor, el cual por las llamas y el calor dejó de funcionar, o asfixiadas o arrojándose a la calle desde el tejado. La víctima más mayor fue Providenza Panno de 43 años, y las más jovenes, Kate Leone y Rosalia Maltese de 14.

El resto del artículo está aquí: https://tribunafeminista.elplural.com/2019/03/este-8-de-marzo-por-las-mujeres-trabajadoras/

IMG_20190305_143010_resized_20190307_121334386
Este es el edificio Brown, donde antes estaba la factoría “Triangle Shirtwaist”, en Nueva York. Foto, ©Maria Luisa Latorre

 

El Brexit del feminismo

El pasado jueves, 1 de noviembre, asistí a una reunión organizada por Woman’s Place UK (WPUK) en la ciudad de Bath, cerca de Bristol, Inglaterra. El evento fué parte de una serie de otros que la misma organización ha estado llevando a cabo en Reino Unido para debatir la propuesta de ley “Gender Recognition Act”, traducido como, “Ley de Reconocimiento del Género”. Como otras charlas anteriores, ha estado protegida por un efectivo de seguridad, y por la presencia de la policía, en caso de acoso por parte de activistas trans, cosa que suele ser frecuente. De hecho, cuando nos estabámos acercando al lugar, había un grupo cerca pegando gritos y portando pancartas al que ignoramos mientras entrábamos.

Fué un placer encontrarme con varias caras conocidas y escuchar a un panel de lujo: la escritora Sarah Ditum, la catedratica Clara Greed, Raquel Rosario Sánchez (quien escribe también aquí en Tribuna Feminista aparte de publicar artículos en la website de feminismo radical canadiense Feminist Current), Sarah Johnson representando a WPUK y la activista Bo Novak. El tema de la charla era ponernos al corriente sobre la propuesta de ley.

Lee el resto en la website de Tribuna Feminista.